Bien Hecho Vendedor

Logo 2022 2

Bien Hecho
Vendedor

Vivir de las rentas: cómo pasar de 5% a 10% de rendimiento anual – Forbes México

A cuántos nos preocupa el futuro, no tener pensión y la inestabilidad laboral. Encontrar una fuente de ingresos estable es el sueño de millones y hacerlo en los bienes raíces es el ideal de muchos.

Esa fue también la preocupación de Luis Ramírez, quien impulsado por su experiencia en el sector inmobiliario, creó un modelo de negocio que resolviera el problema de vivienda de las grandes ciudades al tiempo que le diera la oportunidad de generar un patrimonio.

“Todo surgió por una cuestión patrimonial, hoy 70% de la población no tiene un plan de retiro y 80% de las personas que llegan a la tercera edad dependen de sus hijos o de programas gubernamentales. Estaba preocupado por mi retiro y mis socios también, ese fue el punto de partida”, explica en entrevista para +Dinero de Forbes México.

Su experiencia en el sector inmobiliario también fue clave pues, al conocer la rentabilidad en México cuando se alquila una casa o departamento, tenía claro que había muchas áreas de oportunidad.

“En nuestro país quien vive de las rentas lo hace porque compró un inmueble que le deja, en promedio, el 5% de rentabilidad bruta anual, es decir, si la propiedad le cuesta un millón de pesos, le dejará poco más de $4,000 pesos al mes, $50,000 al año. Pero si a esa cifra le restamos los gastos, el predial, el agua, la luz, el mantenimiento, el mes que la persona se quedó sin inquilino o lo que le tuvo que pagar a la inmobiliaria para traer seleccionar al arrendatario, la rentabilidad neta es de 2%. Para nosotros eso no es vivir de las rentas”, advirtió.

El reto era asegurar la rentabilidad de su negocio y la plusvalía de sus inmuebles para que ese número aumentara a doble dígito. La forma de hacerlo fue por medio del coliving, una tendencia de vivienda basada en el esquema del coworking donde los espacios de trabajo son compartidos por comunidades que no necesariamente tienen mucho en común, salvo ese sitio para realizar sus labores.

En otras palabras, la forma de exponenciar las ganancias era abrir las puertas a más de un inquilino y atraerlos por medio de instalaciones y servicios que respondieran a necesidades.

El potencial del coliving en la renta de inmuebles

Luis y sus dos socios, Pablo y Eduardo, vieron potencial en eso y se unieron para darle forma al proyecto. Pablo tenía tres casas en Guadalajara, Eduardo tenía dos inmuebles en Puebla y Luis contaba con dos inmuebles en la CDMX.

Para obtener mayor rentabilidad por los mismos metros cuadrados optaron por amueblar las casas y rentarlas por habitaciones. Una de las casas, por ejemplo, era de 160 m2 con cuatro habitaciones y no estaba amueblada. Por ella se podía obtener una renta de $5,000 pesos mensuales. “A menudo esos son los montos a los que puede aspirar un casero bajo el riesgo de que le paguen tarde, mal o nunca”, indica Luis Ramírez.

“Ofrecer habitaciones con todo incluido: muebles, agua, luz, internet y limpieza una vez a la semana en algunos casos nos permitió obtener de $3,000 a $5,000 pesos por habitación. Obviamente aquí entra en juego también el buen estado de la propiedad y su ubicación. Así fue como nos dimos cuenta de que las rentabilidades eran del 15% en lugar del 5%; en ciertas zonas llegaban al 17%, si quitábamos los gastos, aún así nos quedaban 13% o 12% de rentabilidad anual”, explica el entrevistado.

A dos años de iniciar este negocio y bautizarlo justamente como “Vive de las rentas”, los socios decidieron potencializarlo y dar el paso a desarrollar inmuebles donde la gente pudiera rentar y comprar smart depas como forma de inversión.

Fue a inicios de 2020 que la empresa decidió abrir su modelo de negocio al público a través de la figura del fideicomiso, empezando en Guadalajara con dos predios en los que se construyeron 27 smart depas y otro más en Puebla. Actualmente tiene 12 edificios, algunos en construcción en Tulum, Mérida, Monterrey y Querétaro.

En esencia, los smart depas fusionan lo mejor de una habitación de hotel y la renta de una casa con ubicaciones estratégicas dentro de ciudades importantes, como Puebla, Guadalajara y Ciudad de México.

Como inquilino, puedes llegar solo con tu mochila y rentar por un mes o dos años, por $5,000 o $7,000 pesos con todos los servicios incluidos. “Son departamentos desde 18 m2 hasta 55 m2, ubicados a pocos minutos de zonas corporativas, transporte público y todo lo que necesita una gran parte de la población en la actualidad.

“Son idóneos para llegar a dormir y ese es el éxito de nuestro modelo. Estas viviendas están dirigidas a personas que viven solos, ejecutivos, millennials, estudiantes, parejas jóvenes, gente de la tercera edad que prefiere vivir en estos espacios dentro de las ciudades. La otra clave está en la administración, en mantener llenos esos edificios. He dirigido una empresa de rentas desde hace años y ese know how es un factor diferencial. Tenemos la responsabilidad de generar dinero para nosotros, pero también para los demás propietarios”, detalla Luis Ramírez.

Cabe destacar que la empresa procura quedarse con el 30% de los departamentos de cada uno de sus edificios y permanecer en el área de administración para supervisar desde la selección de los inquilinos, hasta el aseguramiento de altas rentabilidades para todos.

Desde luego, hay quienes no estarían dispuestos a vivir en un lugar tan pequeño, pero en ese caso se puede tomar la alternativa de comprar un smart depa por un precio que en la CDMX puede rondar los 600 mil pesos, y rentarlo por 6,000 pesos al mes.

¿Tú estarías dispuesto a vivir en un depa de estas características?, ¿comprarías en un desarrollo de esta índole para vivir de tus rentas? Ambas opciones son consideradas por sus creadores como soluciones de vivienda digna y asequible en un entorno donde los altos costos y los requisitos o plazos forzosos son una gran limitante.

 122 Total de visitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: