Bien Hecho Vendedor

Logo 2022 2

Bien Hecho
Vendedor

El precio de los inmuebles de las vivienderas se encarece a doble dígito

Las vivienderas han cambiado su estrategia. En los últimos meses han modificado la mezcla de inmuebles vendidos y han apostado por comercializar construcciones más caras. La jugada ha sido positiva, sobre todo en este inicio de año.

Así será el Tren Maya cuando esté en operación Vinte 8.5% de las viviendas vendidas tuvieron un precio de entre 350,000 y 500,000 pesos. 20.3% entre 500,000 y 700,000 pesos. 37.2% entre 700,000 y un millón de pesos. 21.6% entre 1 y 1.5 millones de pesos. 12.4% superior a 1.5 millones de pesos.

La cuarta ola de Covid-19 volvió a ralentizar los mercados, por lo que Vinte, Javer y Cadu tuvieron menor escrituración de viviendas; sin embargo, las dos primeras compañías reportaron a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ingresos superiores a lo registrado en el último trimestre del año pasado y a los primeros tres meses del 2021, así como mejores márgenes de utilidades. Los inmuebles favoritos durante este periodo en 2022 fueron clasificados como segmento medio, aunque varía dependiendo de la compañía. En Vinte, por ejemplo, el precio es de entre 1 y 1.5 millones de pesos, Javer entre los 300,000 y 850,000 pesos y Cadu entre 1.5 y 2.5 millones de pesos. La apuesta por el sector residencial también creció, mientras que el social fue dejado en último término. En el caso particular de la compañía, durante el primer trimestre del año se registró un incremento de 0.6% de ingresos en comparación con igual periodo de 2021, al llegar a 787.2 millones de pesos, a pesar de que se escrituraron 13.3% menos viviendas. En este periodo, el precio promedio de las viviendas escrituradas se encareció 17.6% y se posicionó en 1,040.7 millones de pesos frente a 885,100 mil en el año anterior. La mezcla se distribuyó de la siguiente manera: Los resultados de las ventas, sumados a menos gastos de operación, dieron como resultado un aumento de EBITDA de 5.4% y una utilidad neta 2.4% mayor.Javer Interés social: 0.2% de las unidades vendidas. Vivienda media: 86.5%. Residencial: 13.3%. CADU

La compañía vivió una situación similar a inicios de este 2022. Registró, ante la BMV, una contracción en el número de viviendas vendidas de 15% menos en comparación con el año pasado (por una caída de la comercialización de inmuebles de interés social), pero un crecimiento en los ingresos netos de 3.5%. René Martínez, director general de la empresa, atribuye los resultados a una “mejor mezcla de ventas”, con la siguiente clasificación. El precio promedio del total de unidades escrituradas fue 632,800 pesos, 21.5% más alto que el primer trimestre del año pasado. En el arranque de 2022, el UAFIDA creció 9.4% y la utilidad neta 24.9%. Para esta vivienda la historia fue distinta. La caída en las ventas perjudicó todos sus indicadores durante el primer trimestre del año. En total, hubo una contracción de 32.4% en las unidades escrituradas, lo que se tradujo en 26% menos ingresos, un EBITDA 59.1% menor y una utilidad 138.2% negativa. La empresa atribuye el descenso en la categoría de interés social a un menor ritmo de escrituración de los proyectos en Quintana Roo, “dados los efectos de la implementación del nuevo sistema de puntuación del Infonavit (T1000) y de la reforma laboral en material de subcontratación, así como la repercusión que han tenido las actuales presiones inflacionarias sobre los precios de viviendas”, dijo la empresa a la BMV. En el segmento medio y medio residenciales, hubo una caída debido a la falta de inventario terminado en proyectos en Cancún, que se escriturarán en el segundo trimestre, ”además de la desaceleración registrada en la CDMX en el proyecto Torre Lago”. En residencial plus, los ingresos descendieron 17 millones, ya que se terminó su proyecto Allure.

 24,344 Total de visitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: