Bien Hecho Vendedor

Logo 2022 2

Bien Hecho
Vendedor

¿Se estancó tu negocio? Aumenta tus ventas con estas estrategias de producto

Asumir el gran reto de vender tus productos, ya sea en una tienda física o en línea, requiere una inversión importante, que idealmente se debe recuperar con ventas, de lo contrario, termina siendo dinero perdido. En el área de marketing,existe una serie de estrategias de producto y servicio que ayudan a recortar los riesgos de pérdidas cuando decidas lanzarte al mercado. 

Para que tu negocio prospere, estas son las estrategias de producto que todo emprendedor debe conocer y adoptar para tener éxito y poder superar cualquier declive, según Pablo Sorichetti, experto y profesor del curso category management para consumo masivo en Crehana, comunidad de aprendizaje en línea de Latinoamérica.

“Los productos y servicios en el ámbito del marketing tienen un ciclo de vida, es decir, un periodo de existencia desde el momento en que fue creado hasta su declive. Es muy importante tomar en cuenta estas etapas para crear una estrategia adecuada y exitosa que supere el declive que, por naturaleza, tiene cualquier producto o servicio”, asegura Pablo.

Las cuatro etapas de un producto o servicio son la introducción, el crecimiento, la madurez y el declive. Evitar llegar a esta última etapa es uno de los principales objetivos de las estrategias de producto, pues buscan ofrecer al consumidor el producto y/o servicio que esperan, y así mejorar el prestigio y la imagen de la marca. Las estrategias de producto pueden utilizarse para adaptar un producto a un nuevo nicho de mercado o a una temporada específica, para reforzar el plan de ventas o, simplemente, para lanzar una nueva promoción o campaña.

Diseño de estrategia

De acuerdo con Sorichetti, para diseñar una buena estrategia de producto se requiere lo siguiente: 

  • Hacer una investigación de mercado. Al realizar un análisis detallado sobre el mercado, podrás conocer las intenciones y hábitos de compra de los consumidores, lograrás definir quién es tu comprador y, por ende, tu público objetivo.
  • Definir el público objetivo. Una vez que realices tu investigación de mercado, podrás definir tu cliente potencial o consumidor ideal. Este perfil debe considerar factores como género, edad, preferencias, hobbies, entre otros. Esto es clave porque te permitirá adaptar tu producto o servicio al gusto y necesidades de tu consumidor.
  • Establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo. Para establecerlos deberás ser lo más específico posible, ya que debes definir con exactitud lo que quieres lograr y el plazo de tiempo para realizarlo. Esto te permitirá notar crecimientos no esperados o, por el contrario, pérdidas y adaptar las estrategias a lo que requiera tu negocio.
  • Realizar un presupuesto. La inversión que requerirá tu emprendimiento debe ser calculada con cuidado, esta debe considerar todos los gastos, desde el costo de la investigación de mercado, hasta el capital invertido para la elaboración del producto, su promoción y lanzamiento.

Tipos de estrategias

Con esto en mente, es importante que conozcas los tipos de estrategias de producto que te ayudarán a vender con éxito un bien tangible o intangible. 

  • Desarrollo de nuevas líneas de producto. Para llegar a la mayor cantidad de compradores posibles existen tres vías: realizar cambios en el producto —desde modificar el packaging y el diseño del producto o añadirle nuevas funciones para que tu producto o servicio se mantenga vigente—; ampliar la gama de producto, por ejemplo: agregar nuevos colores, sabores, etc.; u ofreciendo un producto personalizado que esté diseñado especialmente para un consumidor en particular.
  • Estrategias basadas en precio. Buscan vender el bien, ya sea tangible o intangible, a partir del precio captado por el consumidor. Existen 6 tipos de estrategias de precio:
  1. De penetración. Ayuda a generar rápidamente un gran volumen de ventas ya que ofrece una oferta a un precio muy bajo y accesible.
  2. Premium. El objetivo es añadirle valor al producto o servicio con un precio mucho más elevado para que se posicione como un bien único y exclusivo en el mercado. 
  3. De ahorro. Busca captar a aquellos consumidores ahorradores que constantemente están buscando precios bajos y razonables. Generalmente, suele utilizarse en productos genéricos y de primera necesidad. 
  4. Emocional. Se trata de jugar con la percepción del consumidor para que realice una compra, se utiliza sobre todo en supermercados. Suele hacerse con el acomodo de las góndolas, los productos, o bien, evitando que los números de los precios sean redondos.
  5. Con un producto extra de regalo. Es una buena opción cuando deseas ganar fidelidad y reconocimiento de tu marca, al incluir un pequeño regalo o atención en el nuevo producto o servicio que desees vender.
  6. Sobreprecio. Es ideal para cuando tienes poca o nula competencia amenazando en tu mercado. Así que puedes elevar el precio de tu producto un poco más de lo normal. Sin embargo, una vez que la competencia aparece, deberás establecer un precio más razonable.
  • Por temporada o estación. Esta estrategia también suele ser muy utilizada por empresas y pymes. Consiste en ir cambiando el precio del producto o servicio en función de una fecha o temporada específica. Por ejemplo, Hot Sale, Black Friday, o cambios de temporada donde los productos se ofrecen a un precio más bajo de lo normal por tan solo unas horas o días.

Lanzarse como emprendedor implica muchos retos, pero si tienes en cuenta estas estrategias de producto seguramente conseguirás los resultados en ventas que tanto deseas.

 37,827 Visualizaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio