Bien Hecho Vendedor

Logo 2022 2

Bien Hecho
Vendedor

Qué es una startup y en qué se diferencia de una empresa

La palabra startup es todo un icono dentro de la economía digital en la que vivimos. Aunque es frecuente asociarla a empresas tan grandes como Google o Facebook, por lo general, su definición es poco clara. Es posible que la que hayas visto con más frecuencia sea la de una organización diseñada para trabajar en ambientes de extrema incertidumbre”. Otra definición muy interesante es la de Wil Schroter: “una startup es la entidad a través de la cual un equipo liderado por un fundador puede hacer realidad un sueño, no sólo para él sino para el mundo”.

Sin embargo, estas solo son definiciones globales que abarcan de forma general qué es una startup. A lo largo de este post vamos a tratar de explicar de una forma sintetizada pero profunda las principales características de una startup y qué la diferencian de otras entidades.

¿Qué es una startup?

Una startup es una empresa emergente digital que tiene un gran potencial de crecimiento. Es decir, lo que diferencia una empresa de nueva creación de una startup es que estas últimas están centradas en crecimientos exponenciales. Mientras que una empresa habitual puede tener un ambicioso objetivo de crecer un 10% anual, una startup suele pretender multiplicar su negocio entre tres y cinco veces al año.

A nivel sectorial, aunque el término de startup puede referirse a compañías de cualquier ámbito, normalmente suele utilizarse para aquellas que tienen un fuerte componente tecnológico y que están relacionadas con el mundo de internet y las TICs.

Podríamos decir que todas las grandes empresas tecnológicas como Google, Apple, Facebook y Amazon han tenido que pasar por ser startups en los momentos iniciales de sus camino. Una vez que encontraron el product-market-fit y ya habían crecido lo suficiente, se convirtieron en grandes empresas centradas en la optimización de sus operaciones.

Solucionar un problema: el objetivo de las startups

Pese a que parezca algo de sentido común, uno de los componentes que diferencian a una gran startup de las demás es solucionar de una manera simple y efectiva un problema grande. Parece obvio, ¿verdad? ¿Quién construiría una empresa que no solucionase un problema?

Pues los datos nos dicen todo lo contrario. Seis de cada diez startups que cierran lo hacen debido a que han creado productos y servicios que no tenían un encaje en el mercado. Es decir, que los clientes potenciales no compraban sus productos porque no les resolvía una necesidad. 

¿Por qué es importante que el producto se desarrolle en torno a una necesidad? Para evitar el dilema de la tecnología. Hoy en día, las barreras técnicas de desarrollo de productos son tan bajas que muchos equipos acaban perdiendo la visión del problema que solucionan y se centran simplemente en construir productos cada vez mejor diseñados y más rápidos pero que no solucionan problemas de la vida real.

Características de una startup

Para ser consideradas como startup, deben cumplir con las siguientes características:

  • Innovación: una empresa de este tipo necesita tener una competencia diferenciadora para poder obtener una ventaja competitiva en el mercado. La innovación puede estar presente en sus productos o en el modelo de negocio asociado a la empresa.
  • Edad: una startup es una empresa nueva que aún se encuentra en las primeras etapas de gestión de marca, ventas y contratación de empleados. Se suele asignar este concepto solo a empresas que llevan menos de tres años en el mercado. Sin embargo, esto no es cierto. Es decir, una empresa puede tener siete años y aún ser una startup.
  • Crecimiento: una startup es una empresa cuyo objetivo es crecer y expandirse rápidamente, alcanzando proporciones a veces drásticas. Este es uno de los puntos que distinguen a una startup de una pequeña empresa.
  • Riesgo: dado que suelen basarse en la innovación, estos negocios se consideran inversiones de riesgo con una alta tasa de probabilidad de fracaso.
  • Flexibilidad: una startup es muy dinámica y está preparada para adaptarse a las adversidades que puedan surgir. Debido a la necesidad de validar su idea de negocio, estas empresas deben estar preparadas para adaptar su producto a los requisitos del cliente.
  • Resolver un problema: este tipo de empresa se enfoca en solucionar cualquier problema existente en el mercado. Debe marcar la diferencia no solo en el mercado sino también en la vida de las personas a través de su producto o servicio.
  • Escalabilidad: una startup es una empresa en constante búsqueda de un modelo de negocio escalable y repetible, es decir, que pueda crecer sin necesidad de incrementar los recursos humanos o económicos.
  • Equipo de trabajo: estos negocios suelen estar formados por muy pocas personas. Es bastante común que haya menos de cien.

Desventajas de una startup

Dicho esto, algunos de los mayores desafíos a los que se enfrentan las startupsson:

  • Competencia feroz: la competencia plantea uno de los mayores desafíos para la supervivencia de las empresas emergentes. Y si tiene un arranque de negocio online, la competencia se vuelve más dura.
  • Expectativas poco realistas: las empresas emergentes tienden a enfrentar desafíos cuando establecen expectativas poco realistas. El éxito dura poco y las expectativas nunca terminan.
  • Contratación de los candidatos adecuados: un equipo se compone de personas con capacidades similares y un enfoque idéntico. Para desarrollar una cultura de equipo de éxito, las organizaciones en general y las empresas emergentes en particular deben contratar a los candidatos adecuados.
  • Gestión financiera: el dinero crea dinero. Recuerda el hecho de que cuando aumentan los ingresos, también lo hacen los gastos. Uno de los mayores desafíos que enfrentan las startups hoy en día tiene que ver con la gestión financiera.
  • Ciberseguridad: sobrevivir a los desafíos en esta era digital requiere que las pequeñas empresas emergentes, especialmente las que operan online, sean súper ágiles para contrarrestar las amenazas en materia de ciberseguridad. Los piratas informáticos están en todas partes y se aprovecharán de cualquier laguna dentro de los sistemas instalados dentro de una empresa.
  • Ganarse la confianza de los clientes: ganarse la confianza de un cliente es uno de los desafíos más importantes que afrontan las empresas. Con una base de clientes muy satisfechos y leales, las empresas emergentes pueden escalar y progresar hacia la excelencia.

Cuáles son las diferencias entre una startup y una empresa

La diferencia esencial entre ambas reside en la exploración vs la explotación. Es decir, mientras que una startup es una organización ágil diseñada para buscar un modelo de negocio (exploración de modelos de negocio), una empresa es una entidad estructurada para ejecutar un modelo de negocio que ya existe (explotación de modelos de negocio). Es aquí donde encontramos la primera diferencia entre una empresa y una startup.

La actividad de búsqueda de un modelo e idea de negocio nuevas a través del cual resolver un problema potencial para el mercado es la parte más complicada de crear y formar una startup. Para seguir una metodología ordenada y que asegure la máxima probabilidad de éxito, los emprendedores más famosos de Estados Unidos han desarrollado el método lean startup, una réplica del método científico llevado al mundo de las empresas emergentes.

Otras de las referencias suele residir en la escalabilidad. Una compañía se considera escalable cuando su capacidad de crear productos incrementa de forma exponencial mientras que los gastos derivados de dicha actividad incrementan de forma lineal. 

 40,691 Visualizaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio